Branding

06/12/2018 0 Por admin

Retail Branding

La industria del retail ha entrado de lleno en una fase de transformación. El enorme crecimiento de los canales online y el cambio en los hábitos de los clientes han hecho tambalear los principios fundamentales que durante tanto tiempo han regido nuestras compras. El retail branding como disciplina sigue las reglas fundamentales del branding, pero tiene también algunas diferencias a considerar. A modo general confluye con el branding en la voluntad de crear y establecer un posicionamiento claro y diferencial en la mente de los clientes, capaz en este caso de situar a la marca como destino preferente de compras frente a competidores. Lo que ocurre es que la experiencia del cliente con la marca a menudo se diluye a través de múltiples tiendas, repartidas a lo largo de la geografía y en ocasiones con variedad de diseños, y decenas de empleados distintos con comportamientos y emociones diferentes.

La clave del éxito del retail branding

Construir una marca fuerte es una vez más la clave para el éxito a medio y largo plazo en el retail, aportando una serie de ventajas como: Aumentar la diferenciación y preferencia, construir un significado que facilita la identificación y la ampliación de mercados, dotar de coherencia a toda la comunicación, generar orgullo por parte de los empleados, posibilitar la aplicación de mayores precios…

A pesar de ello, la principal debilidad del retail se encuentra en la insuficiencia de muchas de las marcas que ofrecen solo conveniencia y que podrían ser remplazadas sin dificultad por decenas de otras marcas. Considerar la complejidad del entorno retail y asegurar la convergencia entre todos los elementos de construcción de marca es un reto apasionante.